CODE OF THE STREET Crónica HipHop 2

20/05/2017

La cultura hiphop siempre se ha nutrido de reglas y códigos internos para autogestionarse y aunque han ido variando con el tiempo siempre han cumplido con un denominador común, la búsqueda de "la pureza", como si de una religión se tratase, los bboys y bgirls siempre han intentado cumplir con una serie de mandamientos, no solo para diferenciarse de otras culturas más superficiales, modas o tendencias, sino también para distinguir, dentro del propio universo HipHop, a quien se mantenía real y quien estaba de paso o en busca de otros fines más banales como la fama, el dinero o las mujeres faciles.
Paradójicamente este movimiento revolucionario que luchaba contra las abusivas leyes sociales y políticas de la época, inventó reglas no escritas para sobrevivir, en los inicios los rapers necesitaban diferenciarse y alejarse de otras tendencias culturales más volátiles y de las pasajeras modas que surgían sin cesar a su alrededor. Fue una táctica de supervivencia que permitió a los pioneros romper con lo establecido, para no ser ovejas del rebaño, pero además generó un aura de confianza y autenticidad tal, que los adolescentes quedaron engancharos como a una droga.
En los 80, 90 se extendió como la pólvora toda una red de conexiones entre los amantes del género, esto propició un clima perfecto para su expansión, rimaderos, batallas de break dance, fiestas organizadas por djs...se contaban historias, narradas como si de leyendas de héroes, contadas por trovadores se tratase, que hablaban sobre audaces grafiteros que habían bombardeado kilómetros y kilómetros de ciudad en una sola noche. En definitiva había nacido un monstruo que vivía con energía propia y que alargó su sombra hasta los confines de cualquier barrio obrero del mundo y mientras crecía más y más, se tenía que nutrir de valores para aprender a vivir en comunidad.
Ser puro, real, no venderse, no traicionar los principios, los propios y los del movimiento, no usar el rap para lograr otros fines, no ser un chivato, competir sanamente y sin envidias, respetar a los mayores y a los pioneros, ya que ellos estuvieron antes y construyeron y legaron lo que hoy es disfrute del resto. Estas son algunas de las leyes no escritas pero si muy repetidas del HipHop y con la aparición de las bandas, cobraron aún más sentido y todo esto se volvió más y más importante, convirtiéndose en una nesesidad basada en respetar los orígenes.
Se convirtió en una forma de alejarse de la delincuencia en busca de un futuro pero también de vivir entorno a unos valores que la calle no ofrecía por si misma, por eso algunos artistas quisieron separar los códigos de la calle, de los códigos del HipHop. El buen rollo generado por la música rap en sus primeros pasos no podía esfumarse por arte de magia, como consecuencia de que la droga y la violencia se infiltraran en los barrios, camufladas tras ritmos 4x4. Por esto artistas como Jeru The Damaja, Whodini, grupos como De La Soul, Public Enemy o Gangstarr, entre muchos otros, comenzaron a reforzar ese nivel de conciencia en sus letras, para continuar con el legado de los 80 y no perder la esencia.
Artistas como Krsone, que en su primer disco con Boggie Down Productions tenía un discurso más violento y enfurecido, sufrió un profundo cambio, girando completamente a temáticas de conciencia social. Esto se produjo porque los índices de delincuencia se dispararon, en el caso Krs, lo sufrió muy cerca, ya que su amigo y compañero de grupo Scott La Rock murió en las calles, como resultado de un disparo en el cuello cuando se disponía a apaciguar un conflicto surgido porque a un amigo suyo, le habían asaltado varías veces unos pandilleros. El legado de Scott fue evidente ya que su asesinato, inició, en gran parte, el movimiento Stop the violence, Krsone que continuó sacando algunos discos bajo el nombre de Boggie Down Producctions, le recordaba en la contraportada de sus siguientes lps situando una foto de Scott junto a la que se podía leer "Supervisado por Scott La Rock".


Vídeo








 

FraInfinito.com 2019

 

Donaciones:

Donar (Pay Pal)

 

Contacto:

info@frainfinito.com

 

Pago seguro con Pay Pal: